El Despertar de los Dioses - Juego de rol interpretativo
F.A.Q.F.A.Q.   BuscarBuscar   Lista de MiembrosLista de Miembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios    RegístreseRegístrese 
 RPG ModRPG Mod PerfilPerfil   Conéctese para revisar sus mensajesConéctese para revisar sus mensajes   ConectarseConectarse 

El renacimiento del dragón (Privado, Tema de los 2 años)

 
Publicar Nuevo Tema   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes. El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro El Despertar de los Dioses -> País del Sur -> Cementerio de dragones
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Amroth
Guardia Semidragón


Registrado: 13 Ene 2007
Age: 25
Mensajes: 958


Personaje Amroth
  Nivel: 100

Estadística de la batalla:
  HP: 9999/9999
  MP: 999/999
  Atk: 485
  Def: 575
  Atk Mág: 280
  Def Mág: 298

Características:
  Clase:  
  
  Raza:  
  Semidragón
  Elemento:  
  Fuego
  Alineación:  
  Neutral

191 Despers
Puntos PNJ
0 Nivel Master
0 Puntos Master

MensajePublicado: Mar May 27, 2008 4:59 pm    Título del mensaje: El renacimiento del dragón (Privado, Tema de los 2 años) Responder citando

- ¡Sacadme de aquí bastardos!
- ¡Tranquilícese majestad!
- ¡Teclis, respóndeme, que diablos ha pasado con Minaithnir!
- Archimago Teclis, le hemos inyectado suficiente tranquilizante para dormir a todo palacio, ¿le ponemos más?
- Déjalo Loria, tómate el día libre, necesito hablar con Amroth a solas.

Tal como sospechaba, aquellas imágenes en su mente no fueron una pesadilla. A su derecha, la ciudad devastada, las bajas se contaban por centenares y ante la puerta del palacio multitud de familias recibían ayudas de las antiguas arcas reales que antiguos reyes habían ido llenando con sus incursiones y sus excesivos diezmos.

Una sacudida atravesó su cuerpo, un escalofrío que le dejó pálido. Minaithnir había desaparecido entre un río de lava. Los eruditos solían decir que los dragones podían bañarse en la lava, sin embargo, el joven Minaithnir debería haber llegado a la edad juvenil para haber sobrevivido, edad en la que sus escamas se hubiesen vuelto duras como el diamante.

Los gritos de Amroth eran insoportables, varias veces vinieron los sanadores con tal de volver a cerrar las heridas que se abrían dolorosamente ante los movimientos bruscos de Amroth, atado con cadenas hechizadas a la cama. Las dos lanzadas podrían haber sido mortales pero gracias a Tiamat la hemorragia interna formó un coágulo que logró alargar unos minutos el desvanecimiento y posteriormente la muerte, minutos en que los archimagos se centraron en realizar una operación con magia.


- Teclis, ¿me puedes desatar?
- No puedo, te conozco y te escaparás.
- Tengo que ir al baño, y soy muy grande para mojar las sábanas...
- Llamaré al servicio...
- Te mataré en cuanto me saquen de aquí.
- No importa, me habré muerto de risa al ver como el servicio te pone un pañal.
- ¡Guardias, encarcelad a este imbécil!

Aprovechando que el baño era pequeño y que Teclis accedió a no llamar al servicio a cambio de acompañarle para que no se escapara, Amroth se encerró en el lavabo y se escabulló por una ventana. Descendió la torre y siguió por angostos pasillos hasta alcanzar su meta, la biblioteca, que contenía al menos una copia de cada libro de la biblioteca Caledoriana y la biblioteca de la Torre del Dragón.

Allí permaneció durante semanas, ni la tozudez de Teclis pudo sacar al joven rey de la sala, quien casi estampó contra una pared al archimago a causa de la ira contenida en él.
Nigromancia, metafísica, dracología, escritos arcanos, Amroth buscaba en cada libro, pergamino, en cada mapa, alguna señal para devolver a Minaithnir a la vida si había muerto o alguna manera de llegar a él en caso de ser secuestrado. La locura aumentaba cada día, el insomnio, las ansías de venganza contra Dyus Hawar, y la impotencia por haber perdido otra vez a alguien muy cercano, todo junto hacía mella en la salud y la mentalidad del rey.

La sala de repente estalló en llamas, Amroth se abalanzó sobre unos pergaminos en los cuáles creía haber hallado algo pero una biga cayó sobre ellos, el humo le imposibilitaba respirar y cuando creía que se desvanecería, de entremedio de las llamas surgió una silueta.


- ¿Minaithnir?
- Hacia el cementerio partirás, debes acabar la historia. Hacia el cementerio partirás de aquí a tres amaneceres, solo caminarás para Caledor dejar atrás.
- Eres... tienes el mismo aspecto que Minaithnir, sin embargo, tu no eres él. ¡Quien eres!
- Enseguida lo sabrás rey semidragón. Un consejo, despídete de todos, puede que él no sea piadoso contigo...

Abrió los ojos ante la dulce voz de Loria, todo había sido una pesadilla, sin embargo, ese día se reunió con los cinco grandes archimagos, junto a Teclis, Eternal y los demás semidragones que en los últimos años habían hecho de aquel campesino un rey.

- Escuchadme, anoche tuve una visión, o tal vez una pesadilla, debo emprender una misión yo solo y desearía que me dejéis emprenderla. Al amanecer partiré hacia el cementerio de dragones, si en un mes no he vuelto enviad una patrulla a buscarme...
- No fue una visión Amroth, anoche una cría de dragón rojo me anunció en sueños que partirías hacia el cementerio y por lo que me dijo... me temo que esta va a ser nuestra despedida majestad, presiento que tu búsqueda te alejará del trono para siempre.
- Conozco la ley, Teclis será mi senescal durante mi ausencia. Tengo entendido que a los dos años se puede realizar una votación para declarar un nuevo senescal en caso de que el senescal en ese momento no ejerza bien su función. También tengo entendido que el senescal se puede proclamar rey a sí mismo si los altos cargos lo desean. Puesto que no pueden haber dos reyes a la vez, quiero dejar acta que si Teclis desea proclamarse rey tiene mi voto a favor aunque yo no esté.


Medio recuperado, partió al amanecer del tercer día desde la visión. Con su armadura negra con toques rojo sangre, su bandana roja en lugar de casco y su espada gigante, partió montado en un corcel dracónico negro con barda roja. Acarició su cara, tocando la cicatriz vertical que atravesaba su ojo y sonrió una vez Caledor ya era imperceptible a la vista del rey.

- Vuelvo a ser libre, Minaithnir, estés donde estés te encontraré, incluso si tengo que desafiar a la misma Tiamat con mi espada, juro que volveremos a estar juntos, hermano.

Al atardecer, enfrente del camino que llevaba hacia el cementerio oyó una voz, haciendo eco entre los volcanes.

- Ante ti tienes la puerta derruida del cementerio de los dragones, más allí no deberás entrar. El Santuario del Dragón Rojo debes buscar en lo más alto del tercer volcán.

Llegó el anochecer, maldijo decenas de veces la altura mientras escalaba el volcán. No lo había dicho a nadie, pero desde la explosión del Árbol de Arcaniss su poder dracónico había decrecido hasta tal punto que le era imposible transformarse completamente sin perder la razón de sus actos.

- No hay dolor, no hay dolor... ¡a qué dragón se le ocurrió poner un templo tan alto, joder!

Había estado allí varias veces pero el paisaje había cambiado, la lava había inundado prácticamente todo el santuario, solo pequeñas áreas podían ser pisadas sin temor a ser devorado por el fuego.

- Camina hacia el centro Amroth, allí hallarás la respuesta...
- Esta voz... así que eras tú quien quería que viniese...

Descendió costosamente y se abrió paso hasta el centro del enorme volcán. Allí había un monumento que representaba un semidragón completamente transformado. Los ojos casi se le salieron de las órbitas al observar que era él, la misma cicatriz en su rostro, la misma armadura y la espada gigante en su espalda. Acarició la fría piedra y un intenso dolor le recorrió el cuerpo. Gritaba una y otra vez mientras un aura roja se desprendía de su cuerpo y pasaba a la estatua. Un terremoto sacudió la zona y la estatua comenzó a metamorfosearse, cuando Amroth miró hacia arriba no pudo evitar tirarse hacia atrás estupefacto.

- Volvemos a vernos, Amroth.
- No, no, yo... pero si tu...
- Esto me recuerda a la primera vez que nos vimos, precisamente tu estabas tirado en el suelo exactamente igual, temblando como un recién nacido.
- ¡Joder, tu no sabes lo que asusta verte de golpe! En fin, ya puedes matarme.
- ¿Cómo?
- Por mi culpa Caledor ha sido semidestruida, y... Minaithnir, tu hijo, ha muerto por mi culpa.

Ante él estaba Minaithnir, el primero de los dragones rojos y primero de los hijos de Tiamat, él le había confiado su alma y se había reencarnado en un nuevo dragón, al que Amroth le llamó Minaithnir en honor al dragón que le había salvado su vida cuando destruyeron su pueblo natal, Erif.

- Amroth, mi hijo murió por una noble causa, él ya sabía que un día u otro moriría por salvarte.
- Pero si yo hubiese entrenado más, si yo hubiese enviado las tropas por...
- No te preocupes.
- ¡Cómo quieres que no me preocupe, si no lo sabes, Minaithnir era un hermano para mí y ha muerto, por mi culpa todos los que quiero mueren!
- No podrías haber hecho nada, en la profecía ya estaba escrito que sucedería, no te atormentes más.
- ¿Profecías?
- Supongo que ya estás preparado para saber la verdad, o al menos parte de ella. Amroth, nuestra vida está predeterminada, es lo que algunos llaman destino. Cuando todo se creó, se cuenta que en un lugar secreto de Welltgott se oculta un libro creado por las fuerzas místicas que crearon el universo. Solo los seres con un poder gigantesco, tales como los Dioses, Tiamat, mis cuatro hermanos y yo, y en ocasiones excepcionales, algún héroe de alguna raza que logró ganarse la confianza de los Dioses Olvidados y convertirse en semidiós, pueden tener acceso al Libro del Destino y cambiarlo a su voluntad, además que ellos son libres.
- ¿Libres?
- Una vez se obtiene el poder necesario, el Libro elimina el futuro del ser y modifica el futuro de los otros seres del mundo según las acciones que van tomando estos.
- ¿Entonces tú has leído el libro?
- Sí y no. El libro permanece oculto en un lugar que ni los Dioses pueden alcanzarlo, en una dimensión oculta.
- ¿Y cómo puedes conocer las profecías que dices?
- El libro tiene tanto poder contenido en él que a veces desprende energía que escapa las fronteras de su dimensión. Las visiones que tenemos, premoniciones, solo son extractos del libro que han logrado escapar de su dimensión. Escúchame Amroth, en menos de dos años algo grande ocurrirá, mis camaradas han empezado a despertar de su letargo. Tú poder ha disminuido, crees que es a causa del Árbol de Arcaniss pero fui yo.
- ¿Tú? ¿Pero porque tuviste que hacerlo?
- Quiero que te hagas más fuerte, imposibilitándote casi todos tus poderes dracónicos, te he convertido en un semidragón normal y corriente, tendrás que entrenar duro para volver a tener tus poderes de antaño, o mejor dicho, para tener un poder que jamás has imaginado.
- ¿Un poder que jamás he imaginado?
- Amroth, quiero que destruyas ese libro. Quiero un mundo donde todos sean libres.
- ¿Porque yo?
- ¿Nunca te has querido vengar de la carnicería de tu pueblo? La destrucción de Erif estaba escrita al igual que tú serías el portador de mi alma. Sin ese libro tu ahora vivirías en Erif, tal vez casado con Azalea y con tus padres vivos.
- ...
- ¿Qué me dices?
- Acepto.
- Así me gusta. Yo te ayudaré a entrenar, en unos años siguiendo mis consejos tendrás un poder superior a cuando te transformas sin necesidad de transformarte.
- ¡Imposible!
- Te voy a hacer un regalo.

Puso la pata delantera sobre la cabeza de Amroth. El muchacho comenzó a sentir nauseas, cerró los ojos, y al abrirlo pegó un grito. Estaba volando sobre las montañas, era imposible, un destello le cegó, estaba ahora en un campo de batalla, a cada lado centenares de dragones le seguían, agachó la cabeza y lanzó un hálito de fuego a una centena de metros, entonces comprendió, estaba dentro de los recuerdos de Minaithnir.
Cuando abrió los ojos apenas podía hablar, había visto pasar miles de años ante sus ojos, toda la vida del dragón, ahora entendía al ser que llevaba dentro.


- ¿Por la gloria de Tiamat, cuanto tiempo ha pasado?
- Un mes.
- ¿Una mes? ¡He visto nacer y caer imperios!
- De hecho todos los semidragones pueden ver la vida del dragón que llevan dentro, sin embargo, cuántas más generaciones pasan, menos espíritu del dragón original llevan en su cuerpo, pudiendo descubrir menos sobre sus orígenes. Tú en cambio, eres un semidragón puro, por eso lo has visto con tanta nitidez, en general los semidragones que conoces no podrían ver nada.

Dialogaron sobre las visiones durante días, tantas dudas tenía el muchacho que el dragón disfrutaba ante la curiosidad de Amroth. De vez en cuando Minaithnir conjuraba agua y comida.

- Amroth, pronto será la hora del inicio del viaje.
- ¿Por donde comienzo?
- Primero deberás visitar las cinco aldeas sagradas.
- ¿Las qué?
- Yo no fui el único que quedó encerrado al desaparecer la magia. Mis cuatro hermanos se unieron con la naturaleza al igual que yo. Al igual que Erif, hay cuatro aldeas iguales que ellas en Welltgott.
- ¿Entonces hay más semidragones puros?
- Desgraciadamente no, yo tuve la suerte de conservar mi alma y mi mente al convertirme en estatua. Sin embargo, ellos ya partieron hacia el paraíso dracónico.
- ¿Paraíso dracónico?
- Cuando los dragones morimos, una parte de nosotros queda en este mundo, protegiendo y enseñando a las nuevas generaciones. Varias montañas y lagos de los nidos de dragones son descendientes míos que al morir decidieron que su esencia mágica se quedase aquí.
- Jamás lo hubiera creído.
- Lo que se queda es una parte de nuestra magia. Nuestro espíritu se eleva hasta las estrellas, donde se nos aguarda la tierra prometida, donde todos los dragones vivimos en paz y armonía.
- ¿Entonces tu ya no puedes ir?
- Los dragones malignos purifican su alma durante eones antes de partir hacia allá, en cambio, los dragones que deciden dejar su alma a cargo de un humano, pueden partir en cuanto deseen.
- ¿Te puedo hacer una pregunta?
- Adelante.
- ¿Que me pasará cuando muera, nos veríamos en ese paraíso?
- Solo los dragones pueden entrar, aunque, al fin y al cabo, siempre suele haber alguna excepción a la regla. Aquellos que se han dedicado a proteger y cuidar de nosotros, al morir tienen las puertas abiertas a nuestro paraíso.
- ¿Y los que no?
- No te preocupes muchacho, aún queda mucho para que mueras. Y cuando eso pase no deberás preocuparte por nada. He oído que todas las razas tienen un lugar parecido al paraíso de los dragones, además, te olvidas de que yo soy el líder de los dragones rojos, supongo que se pueden juntar el paraíso de los dragones con el de los humanos de vez en cuando para que veas a tu familia.
- Muchas gracias, Minaithnir, y perdona por haberte interrumpido, sigue con lo de las aldeas.
- Pues iba diciendo, que parte del poder mágico de mis hermanos están en esas aldeas. Deberás ir a hablar con ellos si de verdad quieres recuperar tu poder, ellos te ayudarán a cambio de superar alguna prueba de gran dificultad. Diles que vienes de parte mía.
- ¿Y si no me creen?

El dragón colocó de nuevo la pata sobre Amroth. La cabeza le empezó a doler excesivamente, sentía un ardor tremendo en su frente, gritó, pero el dragón permanecía en estado de trance.

- Quítate la bandana Amroth.

Se tocó la cabeza, un calambre le cruzó la frente, se miró la cara en un jarro de agua que antes había conjurado el dragón. En su frente tenía una marca que brillaba con un resplandor rojizo.

- Esta es mi marca, mis hermanos la reconocerán, al igual que los dragones que te encuentres por el camino.
- ¿Joder, no me la podrías haber puesto en un lugar más discreto?
- Mírate ahora.
- ¡Ha desaparecido!
- ¿Te acuerdas de cuando te transformabas en forma híbrida? A veces solías canalizar tu energía dracónica para transformar solo una parte de tu cuerpo, normalmente solías transformar tus manos en garras en combate cuerpo a cuerpo. Para que aparezca la marca deberás hacer lo mismo, solo que canalizando la energía hacia la frente.
- Entendido.
- En fin, es la hora de la despedida, entrena fuerte muchacho, yo te estaré protegiendo y si necesitas un consejo, busca dentro de ti y te daré la respuesta.

La estatua comenzó a brillar, hasta que se desintegró en polvo, una bola rojiza de energia salió hacia el cielo y cayó en picado hacia el pecho de Amroth, tal y como sucedió años atrás, solo que esta vez no se había dividido en dos para reencarnarse en la cría de dragón rojo que el joven consideraba su hermano.

- ¡Espera, necesito saber que tengo que hacer para encontrarme con Minaithnir, no puedes irte sin más!

Una voz hizo eco dentro de su cuerpo, una voz que solo Amroth podía oír.


- Hazte fuerte, hazte grande Amroth, una vez consigas ser lo suficientemente fuerte nada será imposible, busca las aldeas y entrena fuerte, algún día hallarás la respuesta, así que... ¿por donde empezarás?

Sonrió, se esperaba una respuesta similar, así que tras pensarlo le respondió:

- Ya he perdido a muchos que se han involucrado conmigo, no quiero que pase más, a partir de ahora Amroth ha muerto.
- Caledor estará perfectamente con Teclis al mando, no me parece mala la idea, pero si algo he aprendido es que el pasado siempre vuelve cuando menos te lo esperas.
- Estoy cansado de gobernar, es hora de devolver al mundo todos los golpes que he encajado, se acabó ser Amroth I, rey de Caledor. A partir de ahora seré Dargor.
- ¿El héroe de las canciones épicas? Creia que ningún mortal recordaría los versos.
- En Erif permaneció la leyenda, y espero que sea cierto lo que has dicho, deseo que el pasado vuelva a mí cuando menos me lo espere.
- ¿Puedo saber el porqué?
- Porque el momento en que el pasado y el presente se junte, será cuando Minaithnir y yo volvamos a encontrarnos.
- Te auguro un gran futuro, Dargor.

Y hacia el norte partió al amanecer el antiguo rey semidragón, ahora libre, sintiendo el viento chocando contra su cara mientras cabalgaba su corcel dracónico hacía una nueva aventura, cabalgando hacía la destrucción del Libro del Destino y hacia el reencuentro con su hermano.
_________________


Fuerza: 250 | Destreza: 230 | Constitución: 250 | Inteligencia: 160 | Sabiduría: 170 | Carisma: 160
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Amroth
Guardia Semidragón


Registrado: 13 Ene 2007
Age: 25
Mensajes: 958


Personaje Amroth
  Nivel: 100

Estadística de la batalla:
  HP: 9999/9999
  MP: 999/999
  Atk: 485
  Def: 575
  Atk Mág: 280
  Def Mág: 298

Características:
  Clase:  
  
  Raza:  
  Semidragón
  Elemento:  
  Fuego
  Alineación:  
  Neutral

191 Despers
Puntos PNJ
0 Nivel Master
0 Puntos Master

MensajePublicado: Mar Jun 03, 2008 11:53 pm    Título del mensaje: Responder citando

LAS CRÓNICAS DE ALGALORD: Saga de la Espada Esmeralda

Capítulo I

Caos, fuego y sangre... ¡ríos de sangre! Hace mucho tiempo las tierras alrededor de Algalord vivieron el peor momento en su historia: los profundamente despreciados "tiempos de oscuridad"... tiempos de sangrientas batallas entre las fuerzas de la Alianza Sagrada y el infernal ejército del bastardo conocido como el Rey Negro. En el nombre de Kron, el cruel y antiguo dios de la guerra, él cruzó las montañas oscuras con una meta precisa: la conquista de Algalord, la ciudadela sagrada de las tierras encantadas, antigua poseedora del secreto... el secreto de la sagrada Espada Esmeralda, poderosa arma de fuerza positiva, que decide el destino de las guerras y asegura la paz...

En ese dramático momento se tomó una decisión fundamental: gracias a la sabiduría de los reyes la alianza fue creada. Cuatro valientes monarcas decidieron unir sus fuerzas para crear el más poderoso ejército del que se tuviera memoria: Algalord, Irengard, Elgard y Ancelot, todos unidos bajo el mando de Harold el Bravo. Y esto significó la victoria, el triunfo de la luz sobre las fuerzas del abismo...

¡Ahora, luego de tiempos de paz y prosperidad, la pesadilla está de vuelta y peor que nunca! Algalord está bajo amenaza nuevamente... en las regiones del norte ya está fluyendo la sangre de los inocentes, y el dolor de la tortura y la violencia está abriendo los cielos...

Sólo queda una esperanza para salvar estas amadas tierras: las Tres Llaves de la Sabiduría en el camino a los Portales de Marfil. La profecía es clara: sólo un Guerrero de Hielo con el corazón puro podrá abrir las puertas, que se encuentran en algún lugar de las Tierras del Caos; y, si es lo suficientemente fuerte para derrotar al ancestral guardián, tendrá el honor de empuñar la poderosa espada y liderar a los valerosos hombres en una cruzada épica para salvar las Tierras Encantadas...
Muchos guerreros trataron de alcanzar los legendarios Portales de Marfil pero nadie sabe qué les ocurrió pues nunca volvieron. Ahora es tu turno, bravo guerrero, pero recuerda: para obtener las Tres Llaves tienes que enfrentar el espejo de tus pecados. Reza para que el frío invierno congele tu lado oscuro haciendo tu corazón puro como el hielo, o la Espada Esmeralda será una vez más inalcanzable...
Ve ahora, el trayecto hacia las llanuras medias es largo y hay poco tiempo. Ve y pelea por el triunfo de la paz y el amor sobre todas las cosas...

Capítulo II

Lo que se dice en estas páginas destinadas a la memoria fue escrito por la sabia y vieja mano de Aresius de Elgard, testigo antes que Dios de otra increíble hazaña épica. Les contaré sobre el bravo guerrero de Loregard, el hijo del hielo sagrado, y su búsqueda de la legendaria Espada Esmeralda, la poderosa arma de fuerza positiva, que decide el destino de las guerras y asegura la paz, la última esperanza para la salvación de las tierras encantadas... Como muchos de ustedes ya saben, esta fantástica arma está escondida más allá de los Portales de Marfil ubicados en algún lugar en las tierras del Caos, y para abrir estos mágicos portales el héroe necesita primero encontrar las tres mágicas Llaves de la Sabiduría...

Las Tres Llaves de la Sabiduría

Y el tiempo ha llegado... A la primera luz del amanecer ya estábamos lejos de la verde Elgard, y pronto aparecieron las polvorientas colinas donde el viejo enano vivió junto con el secreto de las llaves. El desafío pronto empezó... el desafío entre el guerrero y sus más profundos miedos, reflejados en el mágico "Espejo de las Sombras". Pero en el final, gracias a su integridad moral, pudo derrotar el riesgo de la locura, obteniendo así el deseado premio: la Primera Llave de la Sabiduría y con ella todas las pistas para continuar su increíble búsqueda.

Un segundo y más exigente desafío aguardaba al guerrero: el encuentro con Tharos, el sangriento dragón guardián de la segunda llave, escondido en alguna parte de los pantanos del Caos. La lucha fue terrible, pero al final prevaleció el poder del héroe de las tierras del norte por sobre la agilidad del enemigo. El guerrero tuvo la oportunidad de herir mortalmente al dragón caído pero no lo hizo, y sucedió lo increíble... ¡todo se aclaró en ese instante! Tharos estaba bajo un hechizo y finalmente éste fue quebrado.

Por un largo tiempo estuvo condenado a luchar contra los valientes caballeros que buscaban la segunda llave... algunas veces los mataba, otras moría él... pero esta vez todo fue diferente. El guerrero que tenía ante él le perdonó la vida y Tharos entendió que era el elegido... la profecía había dicho la verdad, y Tharos podía finalmente abrir sus alas para alcanzar el horizonte más lejano. Pero antes de hacerlo, dio la segunda llave al hijo del hielo y le dijo que debía llegar al altar místico que contenía el secreto de Ikaren, situado en el límite entre los bosques medios y el lado sur de las tierras del Caos. Allí podría encontrar la última llave necesaria para abrir las Puertas de Marfil...


La leyenda de Ikaren

La leyenda de Ikaren era conocida por todos en las tierras encantadas: era un objeto mágico que, insertado en una grieta del altar, mostraría la dirección a seguir para llegar a las puertas sagradas... Después de cruzar los valles olvidados finalmente llegamos a los bosques medios y luego al desierto del Caos... y pronto el polvoriento altar hizo su aparición. Pero cuando estuvimos allí, no encontramos inmediatamente las respuestas que estábamos buscando... y cuando todo parecía perdido, los cielos nos ayudaron...
Las dos llaves de la sabiduría cayeron de las manos del guerrero y quedaron en el suelo en una posición particular... y él finalmente entendió: una de las llaves podía unirse con la otra y el objeto resultante era el místico Ikaren. Finalmente, el secreto de los Antiguos fue revelado. El guerrero insertó inmediatamente el objeto en la grieta del altar y pronto, con la ayuda de la luz del amanecer, ocurrió el milagro... Tres dragones de piedra rodearon el altar, y cuando el sol brilló en sus ojos un rayo de luz que salía de ellos iluminó el Ikaren en el altar creando una increíble pantalla de luz...
Espejos ocultos desviaron el rayo de sol al menos cinco veces, hasta posarlo en un lugar entre algunas de las muchas rocas que nos rodeaban. Sentimos que nuestra meta estaba realmente cerca, pero nadie podía imaginar lo que pasaría...


Capítulo II - Inteludio

Pero de repente el paisaje cambia, el cielo anochece, el agua en los ríos se pone roja; los héroes están acercándose y pueden ahora ver lo que Tharos llama la Torre de Abismo. Él piensa que la Espada Esmeralda está en su torre más alta. Una vez más, los demonios salen y montan dragones negros, intentando bloquear el camino a la pareja de aliados.

La batalla es dura. Tharos permite al guerrero bajar a tierra para volar otra vez en contra de los enemigos. Como previsto, la Espada Esmeralda está en la torre, pero no se encuentra sola. El Guardián Hereditario está allí, preparado para ser desafiado por el guerrero.

La lucha parece estar perdida antes de que empiece, pero cuando el Guardián está a punto de ganar encima del guerrero, Tharos llega y lo logra salvar a su amigo. El guerrero no pierde la oportunidad que Tharos le ofrece: él agarra la espada Esmeralda y da muerte al Guardián. ¡Es victoria!. El cielo retorna como habia sido antes; los rayos del sol dispersan de la oscuridad y la fortaleza empieza a romperse y hundir. Tharos y el guerrero salen sólo antes de que entre en el abismo.

Todo parece justo, pero Tharos se ha dañado mortalmente, cuando él combatio con el Guardián de la torre. Él dragon deja a su amigo en la tierra y vuela lejos para morirse en las tierras de los dragones...


"Oh, cruel, destino... Las lágrimas cubrieron la cara del guerrero y Tharos,
el querido dragón, extiende sus alas por última vez, feliz de haber encontrado,
la libertad por lo menos en la muerte... Vuela... vuela alto poderoso Tharos... Su nombre
siempre será recordado por la gente de las tierras encantadas... y tu
memoria marchará para siempre con nosotros, contra las hordas del señor negro, por
la salvación de las tierras encantadas.

¡Adiós hermano... adiós...!"


El guerrero habia perdido a su hermano Tharos pero su sacrificio significó una gran esperanza para la salvacion de las tierras encantadas...
¡Si, habria que vencer al cruel Akron tambien por su amigo!
La espada esmeralda brilló mágicamente en la mano del héroe y ahora la carrera hacia Ancelot ha de empezar tan pronto como sea posible...
Arwald no puede esperar mas...
Las noticias de la victoriosa hazaña se escamparon por todas las tierras encantadas y toda la gente celebró al hijo de hielo durante muchos dias
Tambien los reyes, en los diferentes frentes de la maldita guerra contra la armada de Akron, no pudieron esconder su alegria y esa llama que representaba la esperanza para las queridas tierras estaba destinada a ser valorada para siempre...
Aqui termina el capitulo, aqui empieza otro... parte de la historia ha sido escrita, otra parte no... pero yo siempre estoy aqui, Aresius de Elgard, listo para contarte los eventos de las tierras encantadas...
eventos de coraje y poder, del bien y del mal...


Vé, poderoso guerrero...
¡Los reyes de tierras encantadas están esperando por tu victoria!
Ve en las alas de la sabiduría, ve más allá del medio de los valles
Para derrotar al maestro de Caos en el nombre de la justicia cósmica.
¡Paz y amor por siempre!


Capítulo III

La Espada Esmeralda estaba brillando ferozmente en sus valerosas manos y su cabalgar a Ancelot, empezó con la primera luz de la nueva alba. En el pueblo después del pueblo El Guerrero de Hielo pudo encontrar a los nuevos luchadores preparados para demostrar su orgullo por la seguridad del pueblo santo de las Tierras Encantadas. Así que, cuando finalmente alcanzó las montañas rocosas que rodean la ciudadela, el escogido podría contar con un ejército real listo para enfrentar los Caballeros Demoníacos conducidos por Dargor, príncipe de las Tierras Oscuras que sirve la causa de Akron.

El héroe de Loregard no quiso perder mas tiempo porque los lamentos de Ancelot y su defensor Arwald, fueron desesperando y emocionando su valiente corazón. Ordenó a todo el ejército de las Tierras Encantadas, levantar su acero al cielo que glorificando la guerra santa en el nombre de una larga paz futura, sin víctimas inocentes que caigan y satisfacer la sed de poder de los señores del Tierras Oscuras'

De ese momento en adelante sólo el Rey del Caos dominó...

Despues de la legendaria lucha de los valientes corazones contra el ejército de Dargor, Ancelot fue libre una vez más y el Guerrero de Hielo podría finalmente levantar al aire su acero divino, como signo de victoria. Dos guerreros orgullosos, el escogido y Arwald, héroe de las Tierras Norteñas, llevó a los valerosos hombres de las Tierras Encantadas a otro gran día que será cantado y recordado en la Corte de los Reyes por todos los bromistas reales... Pero, como de costumbre, la guerra significa libre violencia y crueldad, ambos no podrían refrenar sus lágrimas de enojo por todas las víctimas inocentes que cayeron en las polvorientas tierras que rodean la ciudadela.

Y la pesadilla nunca parecía acabar... Airin, la princesa querida de Arwald de Ancelot, capturada durante la toma del pueblo junto con otra docena de orgullosos caballeros conocida en todas las regiones del sur de las Tierras Encantadas por su valor, estaba camino a Hargor, el pueblo infernal de las Tierras Oscuras, localizado en el corazón del caos. Dargor y sus prisioneros estaban marchando ahora a través de las Tierras de Dragones y parecía imposible de localizarlos antes de que ellos alcanzaran el el nido de Akron. Para que en los días siguientes, aunque organizando planes para liberar a sus amigos encarcelados, El Guerrero de Hielo y Arwald no pudieron hacer nada más que esperar por las inevitables demandas hechas por el cruel Rey Negro...

El mensajero del caos vino finalmente, y el miedo de todos, trágicamente se volvió realidad: los demonios de Akron empalarían, uno por uno a todos los prisioneros si él no recibía el acero legendario de los dioses... sí, mis amigos, tienen razón... la mística espada esmeralda. ¡Oh, Dios... qué uso infernal podría darse a esa preciosa arma...! Pero sin embargo algo tiene que hacerse, y lo más pronto posible... así la decisión ya fue tomada... Arwald y el Guerrero de Hielo se encontraron con el Rey Negro, en el centro de Hargor, el pueblo de Godforsaken de las Tierras Oscuras, y Akron, quienes garantizarían la vida de los prisioneros intercambiándola por la mística Espada Esmeralda. Pero El Guerrero de Hielo supo que en esas malvadas manos, esa preciosa arma ayudaría al Rey Infernal y sus sueños de conquista...

Y yo puedo confirmarles que ese pensamiento era acertado, porque, como yo ya les conté en el primer capítulo de estas crónicas, la guerra sangrienta entre la 'Alianza Sagrada' y las hordas del imperio de Akron fue sangrienta, en la frontera entre las tierras del sur y las Tierras de las Tinieblas, y, como ustedes también saben, ¡el poder de la espada esmeralda también podría decidir el destino de esas guerras! Así, mis estimados amigos, es tiempo de levantar sus rostros al cielo y llamar a la más poderosa de todas las rabias... oh, sí, eso es correcto... ¡La Sangrienta Rabia de los Titanes!

iSí, estimados amigos, esto es exactamente lo que realmente pasó, aunque a su amigo Aresius le habría gustado no haberlo dicho nunca... Cuando nuestros dos héroes llegaron finalmente a Hargor, ellos entendieron inmediatamente que habría sido muy difícil remontarse! La visión era trágica... de los caballeros encarcelados durante el sitio de Ancelot nada quedaba excepto sus cabezas y miembros empalados con horrible geometría infernal...

El mensaje fue claro y mis dos amigos no hacieron nada más que atacar furiosos para morirse en la sobervia. Pero no... lo que el rey negro había planeado para ellos era aun más terrible... y yo puedo asegurarlo, sentía que algo no iba bien, estando en contacto mental con ellos la mayoría del tiempo... Capturado y encarcelado, después de muchos días de tortura los dos guerreros despertaron en una caverna oscura encendida por siete antorchas. Las pesadas cadenas de acero estaban limitando su movimiento. Airin, oh mi dios, sí, correcto, pobre Airin, estaba delante de ellos, solo cubierto por un velo negro, en un altar de la piedra impío. Akron, su sueño de manejar la poderosa espada esmeralda lo satisfació por fin, estaba riéndose frente al altar junto con todos su demonios que sombreaban la caverna y sin la mente sana, le gustaría imaginar lo que podría pasar en los próximos momentos...

¡No, yo no quiero decirles... pero yo tengo que..., porque todos usted, mis amigos, tienen que entender que tan cruel y blasfemo pueden ser los actos de un hombre... aunque incluso es difícil para mí considerarlo como un hombre..., poseído por las fuerzas malvadas del desacuerdo cósmico!

Así... Airin, la princesa querida de Arwald, fue violada brutalmente por todas las criaturas malvadas de ese lugar infernal delante de nuestros dos héroes y por el propio Akron, todavía riéndose y aumentando su oscura energía por el dolor de la inocencia sufrida.

Incluso el valeroso Dargor, ya intentando convencer a su rey sobre la demencia de la trampa, se sintió reprimido para condenar este horrible ritual de depravación sangrienta... el príncipe de las Tierras de las Tinieblas, aun cuando él juró su lealtad al culto del mal, el Príncipe de las Tierras de las Tinieblas, siendo educado por uno de mis más grandes enemigos, el mago conocido como Vankar de Helm, siempre había intentado conciliar sus actos con un poco de ideales que a menudo contrastaron con la filosofía de Akron, marchó de la cueva ante tal depravación.

Volviendo a la historia... el ritual terminó aun más trágicamente... Airin fue forzada, con ella última respiración de vida y buscando por última vez a su querido Arwald, a penetrar el Sgral, una substancia mágica capaz de corroer el acero más fuerte.

Y, un rato despúes, su muerte fue una realidad...

Perdón, mis amigos, si en este momento una lágrima está llenando mis viejos ojos, pero la tragedia es demasiado grande para un anciano, corazón atormentado como mío... Arwald oró a todos los dioses del cosmos para ser librado de esta visión impía y, siendo incapaz de soportar el dolor de él, él pronto perdió sus sentidos...

Akron había preparado algo especial para todos ...así el héroe de las Tierras Norteñas también se torturó en todos los sentidos posible y también le obligaron finalmente a que se volviera una víctima de la terrible substancia corrosiva...

Pero en ese momento los dioses del cosmos oyeron su llamada... con su última energía interna divina, con sus piernas quemandose en el ácido, Arwald usó sus brazos, y ya mostrando el blanco de los huesos, para tirar algo del ácido verde hacia El Guerrero de Hielo. El destino estaría de parte de él, salpicó en las cadenas que encarcelan al escogido... El acero se corroyó y nuestro héroe pudo librarse... Arwald, con su muerte, había ahorrado la vida de nuestro mutuo amigo. Armado sólo con piedras de la cueva, su poderosa rabia lo llevó contra la horda del mal y él pudo sólo evitar la furia mortal de Akron tirándose en el río subterráneo, conocido como Aigor que fluye a través de la cueva y qué lo llevó al aire libre, fuera de Hargor. Después de muchas lunas, escapando a través de los pantanos oscuros y por encima de las montañas rocosas, él pudo llegar finalmente a sus valles queridos, al bosque de unicornios... sólo allí pudo sentirse finalmente seguro... Triste, cansado, hambriento, enfurecido y furioso... pero por lo menos seguro... La Espada Esmeralda brillaba ahora en las manos de Akron y algo se tuvo que hacer antes de que fuera demasiado tarde para nuestras queridas Tierras Encantadas queridas!


Bien, mis estimados amigos, mi viejo cuerpo soportó demasiada tensión este tiempo contándoles esta trágica historia, y será mejor si descanso durante un tiempo entre los árboles mágicos de este verde valle que me ha ofrecido hospitalidad por algunas lunas. Regresaré pronto para el último capítulo de estas crónicas... Creo que es el más intenso, dramático y épico que yo alguna vez contaré!

Así que prepárense y en el entretanto intenten vivir su vida con los mismos ideales de honestidad y justicia que llenan los corazones de mis valerosos amigos, preparados para usar la rabia del trueno para luchar con violencia desherrada, Así otro viejo mago estará orgulloso de contar las crónicas de su existencia con el mismo entusiasmo épico...!

Para siempre suyos,
Aresius de Elgard


Capítulo IV

Las nubes negras estaban oscureciendo las Tierras Medias, cuando el Guerrero de Hielo llegó al místico lugar, conocido como el Bosque de los Unicornios. Sangre cubría sus manos, cuando los susurros de los árboles majestuosos y amigables trataban de calmar la plenitud de sus ultimas visiones...

Las muertes brutales de Arwald y Airin torturaban aún su valiente corazón y sólo la voluntad de venganza era tallada en las heridas de su violada alma. El conocimiento de que la mágica Espada Esmeralda estaba ahora en las manos de Akron estaba también atormentando sus ardientes pensamientos. En el límite de su condición física y mental, finalmente llegó a la verde Elgard donde la gente lo recibió como un verdadero héroe... Aresius tuvo que usar toda su magia para curar el shock mental del elegido. Pero muy pronto, una nueva e increíble tragedia ocurrió, suficiente como para destruir la estabilidad mental de cualquiera...

Lo que ni siquiera Aresius estaba dispuesto a imaginar, llegó a pasar. Lo que parecía sólo ser una antigua leyenda, tejida por la fantasía de un juglar, se tornó en una inesperada y dramática realidad...

Gracias al mágico poder de la Espada Esmeralda, aplicada a los secretos de magia negra de Vankar, los místicos Portales del Caos, que separan el mundo humano del mundo de los malditos, fue finalmente abierto... Luego de varios rituales malvados en las criptas de las Tierras Fantasmales, la Reina de los Oscuros Horizontes, ¡esa desolada perra! y antiguos sirvientes del cruel dios Kron, estaban vivos nuevamente y listos para conducir el ejercito de los muertos vivientes, libres del arcano hechizo, bajo el comando de Akron.

El primer resultado de este demoníaco plan fue la trágica batalla que destruyó las naves místicas de los Reyes en el Océano Salvaje...

Sin defensa los dos pueblos hermanos de nuestras amadas tierras fueron destruidos, luego de tres meses de derramamiento de sangre apocalíptico, bajo una lluvia de un millar de llamas. Elnor y Thorald ahora yacen en ruinas... El Rey murió peleando orgullosamente contra las olas de demonios y gigantes... Los ecos de los muertos siguen llenando el irrespirable aire, esculpiendo las rocas y las orillas de las Tierras del Sur...

El Guerrero de Hielo, oyendo estas noticias, gritó su rabia, desde lo profundo de su pura alma, se dice que incluso los elfos y los trolls de las Montañas Grises pudieron oír el eco de su furia...

Pero él pronto tendría la oportunidad de llamar a los espíritus de la venganza, porque después de dos lunas, el grandioso concilio de Algalord decidió llamar a los guerreros mas valientes de las Tierras del Sur y pasar el mando de este improvisado ejercito al elegido...

Akron, La Reina del Mal, el Señor Oscuro Dargor y el ejercito demoníaco estaban ahora marchando en la dirección del pueblo de los dioses, aniquilando todas las cosas, y a cada humano que se resistiera a su salvaje paso...

Entonces un terrible temor estaba ahora amenazando a la orgullosa Algalord, y algo tenía que hacerse lo antes posible... Una eventual caída de la Sagrada Ciudadela significaría el término de todo; y el comienzo de una nueva era para las Tierras Encantadas bajo el dominio de el Rey del Caos, traedor místico del olvido cósmico... ¡Él tiene que ser detenido...!

La marcha de los maestros de la espada pronto comenzó... y después de sólo tres lunas, el glorioso ejército liderado por el guerrero nórdico se enfrentaron al armamento de Akron y Dargor, entre los Pantanos de las regiones del sur... los lobos aullaron a la luna ante el primer choque de espadas, que resonó a través de la profundidad de la noche.

Aquella dramática batalla será obviamente recordada como una de las mas trágicas páginas en la historia de las Tierras Encantadas, los valiosos guerreros de nuestros maravillosos valles se encontraron forzados a incluso cambiar su sensatez mental, sin saber que clase de enemigos ellos deberían enfrentar... Pero Aresius les había advertido que ellos deberían estar preparados para cualquier cosa... Y nunca hubo algún consejo mejor... Demonios alados, gusanos gigantes, los muertos vivientes y vampiros formaban la mayor parte de aquella masa malévola de criaturas que habían cruzado el Portal del Caos gracias al poder de la Espada Esmeralda y servían ahora a la insana voluntad de Akron...

Cada peleador de nuestras queridas tierras entendieron inmediatamente la dificultad de su éxito...

Pero el llamado de la perspectiva cósmica bloqueó cualquier fragilidad emotiva. Al contrario, esto solo inflamó su adrenalínica voluntad de venganza por todos sus hermanos, quienes habían sido tan brutalmente torturados hasta la muerte.

En medio de la matanza de la lucha, entre ramas mutiladas y terribles visiones de sufrimiento, el Guerrero de Hielo tuvo la oportunidad de alcanzar y enfrentar al Señor Oscuro de las Montañas Negras en una batalla final... El malvado, luego de un choque épico y sangriento, calló desde una roca y quedó atrapado, sin oportunidad de escapar... Dargor estuvo muy cerca de la muerte, él lo supo... Gritó, creyendo que el Místico Guerrero de Hielo lo golpearía y lo mataría... Pero el elegido, en un terrible dilema entre su corazón y su mente, estiró su mano, perdonando así su vida, sabiendo que él era solo el resultado de las malas enseñanzas de Vankar, el viejo hechicero de Helm, enemigo eterno de Aresius.

Dargor no entendió este acto del Guerrero de Hielo, ni se dio cuenta de sus intenciones... Vankar le había siempre contado una historia falsa acerca de como el Guerrero de Hielo y su ejecito había masacrado a toda su familia... Y él creció creyéndolo... Entonces con el siguiente golpe de su espada golpeó al elegido, quien, no esperando esta reacción, cayó al suelo perdiendo sus sentidos y derramando un río de sangre sagrada... Él hablo solo con sus ojos... Viendo a Dargor y preguntando por qué... por qué...

Cuando nuestro héroe recobró la conciencia, atrapado nuevamente junto a miles de otros soldados, entendió que ya todo había terminado para él y para todos... Después de Elnor y Thorald, la última resistencia importante había sido destruida y para Algalord sería ahora un fin seguro. Nadie podría haber imaginado el poder destructivo de la Espada Esmeralda en las manos equivocadas, ni siquiera nuestro guerrero.

Era tiempo de que Algalord rezara a los dioses de acero, porque la furia del maestro de la guerra Akron vivía en el Rey negro mas que nunca.... ¡Cuidado, pueblo sagrado, cuidado...!

Después de dos meses, la caída de Algalord era una realidad... las puertas del pueblo fueron abiertas a la fuerza y Akron marchó a través de este, mostrando sus peores intenciones... La mayoría de las mujeres y niños fueron torturados y masacrados en el nombre de la infernal perversión... "Destrucción" fue la orden de Akron a sus discípulos y muy pronto Algalord, la gloriosa Algalord, el pueblo sagrado de las tierras encantadas, fue una masa de sangre y piedra...

En ese momento todos, incluso el Guerrero de Hielo, ahora atrapado y restringido a aguantar todo, se preguntaban si aún era posible hacer algo por las amadas tierras, o si el dominio de los discípulos de Akron sería realidad en el nombre del olvido cósmico.

El siguiente reto estaría claro para todos...


¡Hola a todos una vez más, mis amigos... afligido estoy porque soy incapaz de decirles sobre todo lo que ha pasado recientemente sin el derramamiento de una lágrima... ¡pero no hay ninguna palabra para describir el dolor que lacera mi corazón una vez más!

Sí, todo pasó como ustedes probablemente ya tienen entendido... después de la toma de Algalord y de que nos hagan a todos sus prisioneros, los rituales de depravación sangrienta empezaron más una vez...

La tragedia era una triste realidad, como el libro mágico de las profecías nos lo reveló hace mucho años... pero las próximas páginas contaron un trueno que rompe el silencio mortal...

Y relámpagos como saetas de pura energía que cruzan los cielos antiguos por los dioses de sabiduría... yacería el milagro que cambiaría los eventos...

¿Y mis queridos... ustedes deben estar probablemente ansiosos por saber si algo pasó o no... eh?

Bien... éste es el último e increíble capítulo de este cuento épico... y yo puedo decirles que el fin de los eventos era reservado para un final inesperado, legendario, grande y amargo...

¡Así... sí... algo milagroso pasó pronto... pero en la sombra de una tragedia oscura...!"


Después del otoño del pueblo santo de los dioses, mi hermano, el poderoso guerrero de hielo, también fue condenado a soportar los sangrientos juegos de Akron que asustaban a las personas para imponer su supremacía...

El elegido siempre había sido el enemigo legendario y ahora la oportunidad de torturar su cuerpo eran las perversiones más profundas y excitantes de Akron...

¡Y él que dio salida a su oscura ira en el guerrero de hielo mutilaba sus dos piernas... sí, mis amigos... éste era el infierno, créanme...!

Pero cuando nuestro héroe, todavía con vida, debía ser ejecutado y tirado en los viscosos pantanos de Acheros, condenado a ser devorado por las serpientes marinas, el milagro pasó y el trueno de la profecía tenía un nombre inesperado: ¡Dargor! Nadie podría creer lo que estaba a punto de pasar...

Cansado de estas visiones sangrientas, cuando ya no podía aceptar la crueldad de su señor oscuro y el silencio lo confundida por el hecho que el escogido había salvado su vida, Dargor levantó su acero al cielo y hirió mortalmente a la reina de la muerte, mientras gritaba el nombre de Akron con mucha ira e invocando el poder de las gárgolas... el rey negro, furioso como nunca antes, se volvió al guerrero e inmediatamente entendió sus intenciones un demonio guerrero el cual tiró su espada por orden de Akron con la que hirió el hombro de Dargor, tirándolo al suelo...

Akron, mientras se reía en su cara, reveló a él que había estado esperando su traición porque por él no corría la misma sangre negra que en el a través de sus venas, y que ahora él moriría de la misma manera que los otros, empalado delante de las puertas del ahora conquistado Algalord como un ejemplo para todos...

Los demonios de Akron se acercaron al herido Dargor para encarcelarlo, cuando la energía del trueno le dio la fuerza para tirarse contra Akron, el cual lo empujo haciéndolo caer cerca del guerrero de hielo, mutilado y teñido en un lago de sangre. En ese momento el escogido robo la Espada Esmeralda de la armadura del rey negro y golpeo su cara con ella... incluso los demonios del infierno más profundo deben de haber oído el grito de Akron cuando la hoja de la santa espada agujereó su ojo... pero esto no era bastante para matar al rey de la oscuridad... por eso el guerrero de hielo envolvió sus brazos alrededor del cuello de Akron, y lo empezó a estrangular... y en ese momento el escogido gritó a Dargor para mover la plataforma de la ejecución de madera hacia los pantanos. El Señor de las Sombras de las Montañas Negras entendió que ésta era la única manera de resolver la situación por lo que saltó hacia la palanca de acero que opera el malvado mecanismo... y la plataforma en la que el guerrero de hielo y Akron estaban empezó a descender hacia las aguas negras de esos pantanos oscuros hedidos a muerte.

El escogido, todavía manteniendo su poderío con la ayuda de la Espada Esmeralda y con el Rey Negro que intenta librarse, dio gracias a Dargor por reembolsar el favor que le había hecho en el pasado, a pesar de su incapacidad de ayudar al héroe de las tierras norteñas que fueron destinadas ahora a cierta muerte...

Pero eso era cómo la profecía estaba escrita y el guerrero de hielo cayó finalmente en las aguas viscosas... y Akron con él, junto con la Espada Esmeralda que no le permitía reaccionar...

De ese momento los dos cuerpos y la santa espada desaparecieron en las profundidades del pantano y cuando las negras serpientes vinieron hambrientas por su comida todos supimos que estaban acabados... sí... estaba muy acabado para nuestro amigo mutuo... gracias al Guerrero de Hielo y la traición de Dargor, la pesadilla conocida como Akron era repentinamente sólo un mal recuerdo del pasado...

Y milagrosamente ese momento también significó el fin para el malvado ejército de demonios...

¡Vankar tenía a través de Dargor el poder de las gárgolas... pero el malvado mago nunca podría imaginar que su discípulo lo usaría para enfrentar su propio infierno... pero eso fue lo que pasó!

Las majestuosas gárgolas de piedra tomaron vida y volaron en las torres lejanas de Hargor para luchar contra los demonios del abismo... y también en ese momento los sorprendidos guerreros de las tierras encantadas entendieron que la profecía de los ancianos se cumplió finalmente... oh, dios... a la poderosa llamada a los Dioses del Acero del último Apocalipsis ellos levantaron sus armas una vez más, aprovechándose de la nueva situación... los prisioneros derrotados empezaron a materializar la cósmica furia de los titanes y antes de la nueva luna, la victoria era una realidad... y esa vez, era la victoria total contra las hordas de infierno... sí, hermanos... la gran victoria final...

El relámpago mágico chocó de repente en la tierra, un temblor terrorífico demolió la tierra... y las gárgolas de los victoriosos hermanos volvieron a Dargor una última vez para completar su demanda... los ángeles de piedra mística extendieron sus anchas alas y, con sus largos miembros, tomaron el resto de los demonios y las criaturas que quedan en la tierra polvorienta... los Portales del Caos localizados entre las criptas y las Tierras Fantasmales eran su destino... las almas de los condenados alcanzaron la antigua dimensión en alguna parte del lejano más allá, gracias a un gran acto de magia positiva, pudieron cerrar los Portales del Caos, volviéndose los ángeles guardianes poderosos de nuevo... guardaron el pasaje y no permitirían a nadie abrir los portales de nuevo... ésa realmente era la conclusión de una pesadilla que parecía no tener fin... pero finalmente y por suerte para nosotros la palabra "Fin" empezó a tener un significado una vez más...


"Bien, mis amigos... yo usé toda mi magia para luchar contra esos bastardos... Vankar fue una víctima de mi magia blanca... y ahora después de algún tiempo gastado en la recuperación de mi sanidad mental y teniendo que aceptar la muerte de mi hermano yo puedo sonreír finalmente bajo el sol que enciende mi maravilloso Elgard...

Él no está más con nosotros... mi amigo valeroso, el héroe de las tierras norteñas, se ha ido... pero su sacrificio fue ejemplar y se recordará en las próximas eras por todos, como un testamento del amor hacia estas tierras...

Y el acto de sabiduría de Dargor... también él se recordará como un gran hombre...

¡Cuando la oscuridad conoce la luz, para crear el crepúsculo... todo es posible y la mayoría del tiempo... las sombras pueden tener magia! ¡Después de que la última batalla terminó, Dargor desapareció... nadie lo vió de nuevo... ¿él estará por ahí?. Sin embargo gracias una vez más, donde quiera que estés, poderoso Señor de las Sombras de las Montañas Negras!

La reconstrucción de Algalord, el pueblo noble de las tierras encantadas, empezará durante las próximas lunas... y en este tiempo la gárgola será el nuevo símbolo del pueblo, para dar testimonio de lo que les he contado... y el nombre del Guerrero de Hielo y de Dargor permanecerán siempre en nuestra memoria.

Así mi amigo... con éstos las ultimas líneas yo escribí la última página de este libro... la saga de la espada esmeralda puede ser considerada terminada ahora... un libro entre un millón de libros que relatan sobre la lucha cósmica entre el bien y el mal... escrito de nuevo con la sangre de los héroes... para una perspectiva cósmica que se revelará pronto a si misma... una entre mil realidades... ¡Paz y gloria a todos ustedes...!"

Siempre suyos,
Aresius de Elgard

_________________


Fuerza: 250 | Destreza: 230 | Constitución: 250 | Inteligencia: 160 | Sabiduría: 170 | Carisma: 160
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   


Publicar Nuevo Tema   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes. El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro El Despertar de los Dioses -> País del Sur -> Cementerio de dragones Todas las horas están en GMT - 5 Horas
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas


Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group


Nuestras Estadísticas